A terapia no va quien tiene problemas, problemas tiene todo el mundo. A terapia va quien quiere resolverlos.”

Terapia individual y de pareja
Terapeuta EMDR
Consultas presencial y online

Sobre mí

Llegué a la psicología desde el lado del paciente, Cuando mi propia vida y mis procesos requirieron  de ayuda. Mi trabajo personal fue tan bonito y enriquecedor que decidí darle un giro de 180 grados a mi vida. La  azafata de vuelo y la estudiante de económicas quedaron atrás y nace la  estudiante de psicología.  Enamorada de mi propio proceso decidí dedicar mi vida laboral a hacerle sentir a todo el que llegase a mi consulta la misma sensación. Conocerse, sanarse, quererse, descubrirse, entenderse, saber soltar, desprenderse… son todos diferentes procesos personales que a nivel profundo necesitan de alguna guía, ayuda o apoyo.

Más de 20 años dedicándome a esta maravillosa profesión, donde las consultas llenas y los pacientes satisfechos son mi estímulo y motor. Acompañar en el proceso es un lujo que pocas personas pueden observar. Ser confidente y saber que todo eso se queda ahí, entre los dos, el o la paciente y yo, es mágico. Ayudar a esa transformación es el regalo que la vida me ha dado.

Disfruto ayudando, creo en la humanidad y en el ser humano. Creo que todos podemos cambiar, si es que queremos…

Cada ser humano es único en esencia y experiencia, por eso no se puede generalizar. Cada persona necesita un tratamiento específico, un sistema específico y combinar ciertas técnicas para poder llegar a encontrar lo que puede ayudar a crear ese cambio hacia su propio bienestar y felicidad.

Biografía

Me formé inicialmente en psicoanálisis, que me proporcionó herramientas más densas y profundas como el análisis, el sistema de asociación de ideas, la escucha activa, la importancia de las experiencias tempranas y como ellas van creando nuestro sistema de apegos y defensas.

Posteriormente profundicé en el cognitivo conductual, técnica que da herramientas mucho más directivas, la importancia de los pensamientos y de como ellos generan nuestras emociones, y así aprender la forma de cambiarlos, tratando todos los problemas ansioso afectivos que nos rodean día a día.

Hoy en día está considerada como la técnica más efectiva y con resultados más evidentes.

Amplié mi formación dando otra visión al ser humano como parte de un sistema del que es parte y así llegué a la terapia familiar, donde aprendí a cómo tratar a una familia, una pareja o a un individuo inmerso en medio de un sistema que no está funcionando, aprendiendo a ver cómo cambiarlo o cómo influir en ese cambio.

Viendo los problemas que surgen en la vida de todo ser humano decidí seguir ampliando mis conocimientos, formándome en terapia de pareja y terapia sexual, adquiriendo así herramientas básicas e indispensables para tratar cualquier problema que afecte a la pareja o a la persona en su propia vida de pareja o en su propia sexualidad.

También he realizado postgrados en técnicas antiestrés, en violencia y maltrato de género y psicología forense.

Y hace 10 años llegó la terapia con la que sigo trabajando actualmente, donde combino todas las herramientas anteriormente aprendidas, que  hacen que esta terapia sea aún más eficaz y eficiente. La técnica E.M.D.R. (DESENSIBILIZACIÓN y REPROCESAMIENTO por medio del MOVIMIENTO OCULAR)

Técnica que se centra en el trauma, y su tratamiento. Un reprocesamiento del trauma, un método poderoso de psicoterapia que ha ayudado a millones de personas en el mundo a superar muchos tipos de molestias psicológicas, resultando de gran eficacia en nuestros pacientes.

Actualmente sigo formándome en TFE, terapia focalizada en la emociones, donde ya sea en parejas o a nivel individual, desde una perspectiva humanista y relacional, se usa la lente del apego para comprender el sufrimiento y los síntomas de los  pacientes. Desde hace diez años colaboro en prensa escrita, radio y televisión. En la actualidad está en proceso un libro recopilatorio con los mejores artículos de los últimos 10 años.

Empatía92%
92%
Inteligencia emocional92%
92%
Escucha95%
95%
Comunicación96%
96%

CARTA DE UNA TERAPEUTA

Sentada frente al ordenador intento aclarar mis ideas, quiero expresar sin dejarme nada atrás lo que siento. Mi trabajo es maravilloso, de eso no me cabe la menor duda. Cada día, cada instante, la vida me regala un tiempo íntimo con cada persona, una persona que se sienta al lado mío y se abre a mí ¿acaso no es un lujo?

Desde el momento que llegan por primera vez, veo la persona, escucho su historia, empatizo con ella. Me intriga cada detalle, hago preguntas y me voy imaginando su vida. Las personas se desnudan ante mí y poco a poco se abren más,  me van contando su vida. Mi curiosidad y las ganas de ayudar hacen que comience un baile entre dos que va evolucionando sesión tras sesión. Cuando sufren, sufro con ellos, pero cuando ríen, reímos juntos.

Ser terapeuta no fue algo que soñé de pequeña, más bien fue mi infelicidad la que me llevó a acudir a terapia. No me pasaba nada en especial, simplemente estando bien, no lo estaba. Mi proyección de vida, antes y después, fue totalmente opuesta, y doy las gracias cada día por ese momento en el que di el paso de ir a terapia. A medida que iba y para mi sorpresa, mi terapeuta me decía que debía dedicarme a esto. ¡Está loco! pensé, pero cuando empecé a sentir mi bienestar y a conocerme mejor, la idea que un día sembró empezó a tomar forma. Soñé con tener mi propia consulta y así hacer sentir a todo aquel que viniese la felicidad que había logrado hacer crecer en mi interior. Cada paso que damos y cada decisión que tomamos nos lleva a otra resolución de nuestra vida, ¿qué hubiese sido de mí si no hubiese ido a terapia?

Tras años de terapia para poder ser mejor terapeuta, y terminados mis estudios, me lancé al mundo de la ayuda, al mundo del dolor, y al mundo de la satisfacción. ¿Por qué satisfacción? Porque no hay nada más gratificante que ver crecer a una persona delante de ti, ver cómo vienen al principio, y ver cómo se van. Es un final donde la persona, en función de las circunstancias, acepta, se responsabiliza, reinterpreta las situaciones y recoge herramientas para poder llevar una vida diferente a cómo la estaba viviendo, una vida desde la tranquilidad y la serenidad de dar pasos seguros y confiados. Una vida que lleva una felicidad interna que nada, ni nadie, puede estropear y si lo hacen, saben cómo identificarlo y gestionarlo para poder seguir avanzando.

Por supuesto, todos tenemos problemas más o menos graves, a todos nos han pasado cosas, pero ¿cómo los vivimos?

Nacemos, crecemos y vamos viviendo la vida como nos fue viniendo. ¿Cuántas experiencias podemos contar?  ¡Son tantas!  A veces no las catalogamos como importantes, a veces sí. Pero, ¿sabes qué? ¡Todo cuenta!

Podemos hablar de nuestra infancia, de la adolescencia, de la universidad, del trabajo, del amor, del sexo, incluso y, sobre todo, de las críticas que hemos recibido o nos hemos hecho. Al final, todo ello va haciendo mella en nuestra historia, y tristemente, nos ha llevado a esta situación.

Cada experiencia nos va marcando y mi experiencia me dice que podemos visualizarla desde la no emoción, desde la risa o desde el malestar, quizás ahora no le damos importancia, o sí, pero ¿qué ocurría cuando la vivimos?, ¿podríamos decir lo mismo? La vida nos va generando experiencias y esas experiencias pueden ser buenas o malas, todas dejan huellas y esas huellas quedan ahí, como sombras que andan detrás de nosotros, quizás reaparezcan, quizás no. Pero si se repiten, ¿nos irán calando hasta un punto que nos hará crear una imagen de nosotros mismos que puede que no sea real? El problema es que eso nos irá generando malestar, y lo peor es que crecerá, se generalizará y nos hará sentir mal. Pero, ¿es real?

Yo no creo que nadie nazca siendo egoísta, se hace, tampoco creo que nadie sea narcisista, se hace, y como esos ejemplos, miles. Creo en la esencia de cada uno, creo en la mejor versión de cada uno, y las experiencias hay que transformarlas para poder llegar a ello.

Oímos que la felicidad son instantes, que está dentro de cada quien, pero muchas veces nos cuesta encontrarla. Tenemos miedos, tontos o no, pero hemos aprendido a convivir con ellos y evitarlos todo lo que podamos. Los miedos nacen de una experiencia fortuita, o no, casual o quizás no, y si les damos poder, por las circunstancias o porque no los digerimos, nos pueden generar ansiedad, depresión, problemas físicos, sexuales, de pareja o un largo etcétera. Normalmente las personas decidimos ir a terapia cuando ya lo hemos intentado todo por nuestros medios y no lo conseguimos o cuando ya el malestar en insoportable y nos afecta demasiado en nuestra vida diaria. Y aun así muchas personas siguen viviendo y deciden no pedir ayuda. A lo mejor nos desahogamos con amigos, buscamos consejos en internet, leemos libros de autoayuda, pero a lo mejor no. Al final, algo que era pequeño e insignificante ha ido creciendo dentro de nosotros y no nos deja vivir bien. ¡Qué lástima! y entonces me pregunto, ¿por qué se tarda tanto en ir a terapia?, o incluso, ¿cómo es que no llegamos a ir?

La figura del psicólogo se ha tratado como la de un loquero, tiene mala imagen, aunque no tanta últimamente, quizás oíste de una mala experiencia de alguien, incluso si vamos, lo ocultamos, ¿por qué? Porque se nos ve débiles, porque ir a un extraño a contar tus intimidades… ¿crees que no ayuda? Estamos en una sociedad donde prima el estar bien, ser felices y debemos poder con todo. Pues no. No es así. Los tiempos cambian. Al igual que existen mejoras en otros aspectos, esta época también busca estar mejor de forma interna. ¿Qué tiene de malo ir a terapia? La elección del terapeuta es importante, crucial. Si vas y no te convence, ¡vete a otro! Acaso, ¿no haces lo mismo con otros profesionales?, o incluso, ¿con otras cosas?

Mi trabajo a nivel individual me ha enseñado muchas cosas, y a nivel profesional muchas más. Crezco cada día con cada uno de mis pacientes, desde la humildad y desde el amor hacia ellos, intento por todos los medios que lleguen al bienestar, cuando estoy en terapia estoy en ellos y solo por ellos, escrudiño mi cabeza buscando las soluciones, a veces vienen solas, otras cuestan más, pero mi experiencia solo se puede resumir en “MARAVILLOSA” aunque eso, no exima de muchas emociones durante ella. Los pacientes se convierten en parte de mí y yo en parte de ellos. Vivo con ellos. Siento con ellos. Pero el final duele, porque implica separarme de algo muy mío, con la simultánea conciencia de que llegó el momento, de que los voy a extrañar: a extrañar-te. A extrañar-nos. Sufro un duelo, pero desde la serenidad y la felicidad de que somos algo muy íntimo, algo que perpetuará en la vida de cada uno. Tú has dejado algo en mí. Y yo he dejado algo en ti. ¿Se puede pedir algo más?.

Ana Ortiz.

Ana Ortiz

Psicóloga

Mirar hacia dentro es un camino que nos lleva al cambio.
¿Lo hacemos juntos?

Terapias

No eres un cliente… tú eres un paciente que lo necesita,  que quieres estar bien, que quieres sentirte mejor, y sobre todo que quieres  aprender a saber cómo se consigue esa paz, esa serenidad con uno mismo y también con los demás.

Terapia individual

La terapia individual te ayuda a conseguir ese estado de bienestar que estás deseando, sanando ese malestar que a veces sabes qué lo origina y otras…no… son tantas emociones negativas que no sabes qué te pasa ni por qué.

Terapia de pareja

La pareja que acude a terapia busca solucionar problemas específicos en situaciones que se repiten constantemente y que no logran superar. Basada sobre todo en las emociones y carencias que cada uno siente y cómo poder conectar o volver a re conectar con el otro.

Terapia familiar

Terapia basada en la resolución de conflictos que ocurren dentro de un sistema, la familia, donde cada uno ejerce parte del sistema y es parte de ese conflicto.

Terapia sexual

En esta terapia se trata todo malestar, incomodidad, o problema que ocurra en el ámbito sexual, ya sea por bloqueos, miedos, insatisfacción, etc. logramos entender y conseguir aquellos cambios que necesitamos para un buen desarrollo de nuestra vida sexual.

Terapia EMDR

El emdr es un tipo de terapia o a veces una técnica. En consulta en función de la situación de la demanda o de los pacientes se usará para que todo aquel malestar que tiene como origen un trauma sea tratado y procesado. El paciente queda liberado y puede continuar su vida con paz y serenidad.

¿Por qué es bueno ir a terapia?

¿Quieres quitarte esa mochila? ¿O quieres seguir llevándola a cuestas?
Ir a terapia te ayuda, si o si.

CONTACTA CONMIGO

Prensa

Desde hace diez años colaboro en prensa escrita, radio y televisión.

Redes Sociales

Instagram
WhatsApp

Contacto

+34 689 39 62 55
info@psicologiazentro.com
Estamos en Tenerife y Madrid

Calle De La X, N15 , Santa Cruz De Tenerife, Tenerife.

Paseo de Los Pontones, 9 Madrid

Y en cualquier parte del mundo, siempre que lo necesites.

Solicitud de Cita Previa

Desde este formulario podrás contactar con nosotros y solicitar información, resolver dudas o solicitar cita previa. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Nombre *
Rellena este campo
Teléfono *
Rellena este campo
Correo electrónico *
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Comentarios *
Rellena este campo
Menú